El único y verdadero Dios el Padre Celestial es Eterno desde siempre y para siempre.

La Eternidad del único y verdadero Dios el Padre Celestial.

El único y verdadero Dios el Padre Celestial es Eterno desde siempre y para siempre.

La naturaleza infinita de Dios Eterno, el Creador y Dueño del universo hace que sea imposible comprenderlo directamente:

(Isaías 40:28) “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová,
el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.”

(Job 36:26) “He aquí, Dios es grande, y nosotros no le conocemos,
Ni se puede seguir la huella de sus años.”

(Isaías 57:15) “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad,
y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.”

(1 Timoteo 1:17) “Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios,
sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

(1 Timoteo 6:16) “16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.”

(Eclesiástico 36:16-17)
“16 Escucha, Señor, la oración de los que te suplican, conforme a la bendición de Aarón sobre tu pueblo,
17 para que todos los que viven en la tierra reconozcan que tú eres el Señor, el Dios eterno.”

(El Libro de Enoc. Capitulo 5:1)
“1. Observad y ved todos los árboles, cómo en todos ellos despuntan las hojas verdes y los cubren y todos sus frutos son para adorno y gloria. Ensalzad y considerad todas estas obras y sabed cómo el Dios vivo, el que vive eternamente, Él ha hecho todas esas cosas.”

(El Libro de Enoc. Capitulo 9)
“4. Y Rafael, Miguel, Sariel y Gabriel dijeron al Señor del mundo:
“Tú eres nuestro gran Señor, el Señor del mundo, el Dios de dioses, el Señor de señores y el Rey de reyes; los cielos son el trono de tu gloria por todas las generaciones que existen desde siempre; toda la tierra es el escabel ante ti para siempre, y tu nombre es grande, santo y bendito por toda la eternidad.”

(El Libro de Enoc. Capitulo 25:3-5)
“3. Y él me contestó diciendo: Esta montaña alta que has visto y cuya cima es como el trono de Dios, es su trono, donde se sentará el Gran Santo, el Señor de Gloria, el Rey Eterno, cuando descienda a visitar la tierra con bondad.
4. “No se permite que ningún ser de carne toque este árbol aromático, hasta el gran juicio cuando Él se vengará de todo y llevará todas las cosas a su consumación para siempre, pero entonces será dado a los justos y a los humildes.
5. “Su fruto servirá como alimento a los elegidos y será transplantado al lugar santo, al templo del Señor, el Rey Eterno.”

(El Libro de Enoc. Capitulo 27:3)
“3. En los últimos tiempos se ejecutará sobre ellos en justicia el espectáculo del juicio, en presencia de los justos para siempre;
ahí se manifestará la misericordia y la bendición del Señor de Gloria y el Rey Eterno.”

(El Libro de Enoc. Capítulo 58:3-4)
“3 Los justos estarán a la luz del sol y los elegidos en la luz de la vida eterna; los días de su vida no tendrán fin y los días de los santos serán innumerables.
4 Buscarán la luz y encontrarán justicia con el Señor de los espíritus:
habrá paz para los justos en nombre del Señor eterno.”

(El Libro de Enoc. Capítulo 84:2)
“2 “Bendito seas, oh Señor, Rey grande y poderoso en tu grandeza, Rey de reyes, Señor de todo el universo. Tu poder, reinado y grandeza permanecen para siempre; tu dominio por todas las generaciones; los cielos son tu trono eterno y la tierra el escabel de tus pies por los siglos de los siglos.”

(Apocalipsis de Esdras. Capitulo VIII:20-21)
“20. Señor, que vives en la eternidad, que ves en el elevado éter; Altísimo que resides en el cielo.
21. Cuyo trono es invencible; cuyos ángeles están en pie con temor.”

Dios Altísimo el Padre Celestial es El que era, El que es, y El que ha de venir.
El es Aquel que existe desde siempre y para siempre, vive y vivirá por todos los siglos de los siglos.
Dios Altísimo el Padre Celestial es Aquel Rey de los siglos que está sentado en Su Trono por toda la eternidad.

(Apocalipsis 1:4-6) Salutaciones a las siete iglesias
“4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros,
del que es y que era y que ha de venir,
y de los siete espíritus que están delante de su trono;
5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, 6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.”

(Apocalipsis 1:8) “8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice
el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”

(Apocalipsis 4:8-11)
“8 Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.
9 Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias
al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos,
10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono,
y adoran al que vive por los siglos de los siglos,
y echan sus coronas delante del trono, diciendo:
11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder;
porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”

(Apocalipsis 5:13) “Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir:
Al que está sentado en el trono,
y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.”

(Apocalipsis 7:10) “y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece
a nuestro Dios que está sentado en el trono,
y al Cordero.”

(Apocalipsis 11:17) “17 diciendo: Te damos gracias,
Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir,
porque has tomado tu gran poder, y has reinado.”

(Salmos 93:1-5) La majestad de Jehová
“1 Jehová reina; se vistió de magnificencia;
Jehová se vistió, se ciñó de poder.
Afirmó también el mundo, y no se moverá.
2 Firme es tu trono desde entonces; Tú eres eternamente.
3 Alzaron los ríos, oh Jehová, Los ríos alzaron su sonido;
Alzaron los ríos sus ondas.
4 Jehová en las alturas es más poderoso
Que el estruendo de las muchas aguas, Más que las recias ondas del mar.
5 Tus testimonios son muy firmes;
La santidad conviene a tu casa, Oh Jehová, por los siglos y para siempre.”