Dios enseña el camino hacia la salvación del alma por medio de Su Sabiduría.

El llamamiento celestial.

Dios elige, predestina, llama, perfecciona con lavamiento y santificación, purifica, glorifica, afirma en el Amor y la Fe otorgando el honor de descansar en Su Reposo.

“al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”

(Filipenses 3:13-15) “13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.15 Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.”

(Santiago 1:18) “18 El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.”

(1 Tesalonicenses 2:12) “12 y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria.”

(1 Tesalonicenses 5:23-24) “23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.”

(2 Tesalonicenses 2:13-17) Escogidos para salvación
“13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, 14 a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. 15 Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. 16 Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, 17 conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.”

(1 Corintios 1:9) “9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.”

(1 Corintios 1:30-31) “30 Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.”

(2 Corintios 2:14) Triunfantes en Cristo
“14 Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.”

(Romanos 8:28-30) Más que vencedores
“28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. 29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.”

(Romanos 9:21-24) “21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? 22 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, 23 y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, 24 a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?”

(1 Pedro 1:15) “15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;”

(1 Pedro 5:10) “10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.”

(2 Pedro 1:3) Partícipes de la naturaleza divina
“3 Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,”

(Gálatas 1:15-16) “15 Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, 16 revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre,”

(Hechos 2:47) “47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

(Hebreos 3:1) Jesús es superior a Moisés
“1 Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús;”

(Hebreos 9:15) “15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.”

(Colosenses 1:12-13) “12 con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,”

(Apocalipsis 17:14) “14 Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.”

“no por las obras sino por el que llama”

(Romanos 9:10-12) “10 Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre 11 (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), 12 se le dijo: El mayor servirá al menor.”

(2 Timoteo 1:8-9) “8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, 9 quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios tiene misericordia con los que aceptan la instrucción y están siempre dispuestos a cumplir Sus mandamientos.
Al elegido y llamado Dios lo reprende, corrige y le enseña el camino correcto.

(Eclesiástico 18:13-14) “13 El hombre sólo tiene misericordia de su prójimo, pero el Señor es misericordioso con todos los vivientes.
Él reprende, corrige y enseña, y los hace volver como el pastor a su rebaño.
14 Él tiene misericordia con los que aceptan la instrucción y están siempre dispuestos a cumplir sus decretos.”

Es un honor inexplicable recibir la llamada de Dios Eterno.

(Salmos 65:4) “Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, Para que habite en tus atrios;”

(Salmos 94:12) “12 Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, Y en tu ley lo instruyes,”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios mismo saca al hombre de la red de la muerte, redime y guarda de manos de impíos.

(Salmos 68:20) "20 Dios, nuestro Dios ha de salvarnos,
Y de Jehová el Señor es el librar de la muerte."

(Salmos 31:1-5) Declaración de confianza
“1 En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás; Líbrame en tu justicia.
2 Inclina a mí tu oído, líbrame pronto; Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.
3 Porque tú eres mi roca y mi castillo; Por tu nombre me guiarás y me encaminarás.
4 Sácame de la red que han escondido para mí, Pues tú eres mi refugio.
5 En tu mano encomiendo mi espíritu; Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad.”

(2 Reyes 17:39) “mas temed a Jehová vuestro Dios, y él os librará de mano de todos vuestros enemigos.”

(Salmos 141:9) “Guárdame de los lazos que me han tendido, Y de las trampas de los que hacen iniquidad.”

(Salmos 140:1-2) “1 Líbrame, oh Jehová, del hombre malo; Guárdame de hombres violentos,
2 Los cuales maquinan males en el corazón, Cada día urden contiendas.”

(Salmos 140:4) “Guárdame, oh Jehová, de manos del impío;
Líbrame de hombres injuriosos, Que han pensado trastornar mis pasos.”

(Jeremías 31:10) “10 Oíd palabra de Jehová, oh naciones, y hacedlo saber en las costas que están lejos, y decid:
El que esparció a Israel lo reunirá y guardará, como el pastor a su rebaño.”

(Filipenses 4:7) "Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios es el guardador de las almas de los hombres que aceptaron Su voluntad.

"… Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros…"
"… Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad,…"

(Juan 17:11, 19-26) “11 Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti.
Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.
19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.
20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,
21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.
22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.
23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.
24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.
25 Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste.
26 Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.”

(Salmos 25:20) “Guarda mi alma, y líbrame; No sea yo avergonzado, porque en ti confié.”

(Salmos 86:2) “Guarda mi alma, porque soy piadoso; Salva tú, oh Dios mío, a tu siervo que en ti confía.”

(Salmos 97:10) “Los que amáis a Jehová, aborreced el mal;
El guarda las almas de sus santos; De mano de los impíos los libra.”

(Salmos 121:7) “Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma.”

(Job 10:10-12) "10 ¿No me vaciaste como leche, Y como queso me cuajaste?
11 Me vestiste de piel y carne, Y me tejiste con huesos y nervios.
12 Vida y misericordia me concediste, Y tu cuidado guardó mi espíritu."

(1 Tesalonicenses 5:23) “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo;
y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”

(Judas 1:24) “Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,”

(1 Pedro 1:3-5) “3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios nos guiará aun más allá de la muerte, porque "Dios no es Dios de muertos, sino de vivos."

(Salmos 48:14) “Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; El nos guiará aun más allá de la muerte.”

(Mateo 22:31-33) "31 Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo:
32 Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos."

(Marcos 12:26-27) "26 Pero respecto a que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés cómo le habló Dios en la zarza, diciendo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?
27 Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos; así que vosotros mucho erráis."

Dios mismo guía al hombre y dirige sus pasos.

Apocalipsis de Esdras Capitulo XVI
74. Escuchad, elegidos míos, dijo el Señor, he aquí que llegarán días de aflicción y os liberaré de ellos.
75. No temáis, no dudéis, pues Dios es vuestro guía.

(Salmos 25:12) “¿Quién es el hombre que teme a Jehová?
El le enseñará el camino que ha de escoger”.

(Salmos 25:8) “8 Bueno y recto es Jehová; Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.”

(Salmos 31:1-3) “1 En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás;
Líbrame en tu justicia. 2 Inclina a mí tu oído, líbrame pronto;
Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme. 3 Porque tú eres mi roca y mi castillo;
Por tu nombre me guiarás y me encaminarás.”

(Salmos 32:8) “8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos.”

(Isaías 42:16) “Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Nuestro deber es pedir a Dios que nos guíe y ordene nuestros pasos.

(Salmos 5:8) “8 Guíame, Jehová, en tu justicia, a causa de mis enemigos;
Endereza delante de mí tu camino.”

(Salmos 27:11) “11 Enséñame, oh Jehová, tu camino,
Y guíame por senda de rectitud A causa de mis enemigos.”

(Salmos 43:1, 3) “1 Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa;
Líbrame de gente impía, y del hombre engañoso e inicuo.
3 Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán;
Me conducirán a tu santo monte, Y a tus moradas.”

(Salmos 119:133) “Ordena mis pasos con tu palabra, Y ninguna iniquidad se enseñoree de mí.”

(Salmos 119:35) “Guíame por la senda de tus mandamientos, Porque en ella tengo mi voluntad.”

(Salmos 139:24) “Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.”

(Salmos 143:10) “Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios;
Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.”

(Salmos 17:5) “5 Sustenta mis pasos en tus caminos, Para que mis pies no resbalen.”

(Salmos 25:4-5) “4 Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; Enséñame tus sendas.
5 Encamíname en tu verdad, y enséñame,
Porque tú eres el Dios de mi salvación; En ti he esperado todo el día.”

(Salmos 86:11) “Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
Afirma mi corazón para que tema tu nombre.”

(Salmos 119:5) “!!Ojalá fuesen ordenados mis caminos Para guardar tus estatutos!”

(Salmos 119:27) “Hazme entender el camino de tus mandamientos, Para que medite en tus maravillas.”

(Salmos 119:33) “Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos, Y lo guardaré hasta el fin.”

(Salmos 143:8) “Hazme oír por la mañana tu misericordia, Porque en ti he confiado;
Hazme saber el camino por donde ande, Porque a ti he elevado mi alma.”